El Grito Del Silencio - 17 de Septiembre de 2014 - Jorge Rulli y el trasfondo de la soja

NEUQUÉN RADIAL CON NUESTRO AMIGO TONY http://www.ivoox.com/grito-del-silencio-17-septiembre-audios-mp3_rf_3505434_1.html

Actualizado (Jueves, 18 de Septiembre de 2014 21:48)

 

Campanha contra a privatização de sementes na Argentina

http://www.ihu.unisinos.br/noticias/535155-campanha-contra-a-privatizacao-de-sementes-na-argentina

 

“Neste contexto geral, após aprovar as novas sementes transgênicas de soja e de milho desenvolvidas pela Monsanto, o governo nacional estaria buscando uma reforma da lei de sementes para favorecer as corporações biotecnológicas em seu objetivo de se apoderar por completo da produção dos alimentos e do controle das cadeias alimentares”. É o que trata o documento coletivo da campanha Não patenteiem a vida, assinada por diversas organizações, publicado por Rebelión, 09-09-2014. A tradução é do Cepat.

Eis o documento.

Não patenteiem a vida

Uma nova ameaça de corporações agro biotecnológicas paira sobre a sociedade: a modificação da legislação vigente em relação as sementes. Trata-se de um anteprojeto para reformar a Lei de Sementes e Criações Fitogenéticas (Lei N° 20.247/1973) que está sendo impulsionada por interesses concentrados do agronegócio. Sua versão preliminar já estaria nas mãos do Poder Executivo para sua última revisão, a espera de ser enviada ao Congresso Nacional para seu tratamento.

Em um contexto mundial marcado por um forte embate do neoliberalismo – que incide sobre a produção e o comércio global de alimentos (transformados em commodities) –, a expansão do extrativismo agrário, a flexibilização de controles ambientais e o desaparecimento dos pequenos agricultores, compõe uma ofensiva estratégica que aqui denunciamos. As modificações na lei de sementes fazem parte deste conjunto de políticas.

Várias estratégias que visam o patenteamento de sementes foram ensaiadas ao longo e em toda a América Latina e o Caribe. Tais iniciativas, promovidas nos últimos anos por sucessivos governos e corporações transnacionais como a Monsanto, fracassaram em muitos casos graças ao acionar das resistências sociais.

Apesar da crise econômica e da mudança climática, o modelo da soja – paradigma do extrativismo agrário – continua se aprofundando em nosso país. A desvalorização do peso argentino impulsionado pelo Governo nacional no início deste ano permitiu que o complexo agroexportador voltasse a obter lucros exorbitantes. Os produtores de soja celebraram que a superfície semeada com soja transgênica superou, pela primeira vez na história, os 20 milhões de hectares. No entanto, as corporações do agronegócio e seus sócios especulam uma desvalorização para seu benefício; fato que se explicaria em boa medida pela crise financeira internacional, a atual brecha mudaria e o processo inflacionário que incide sobre os ingressos dos setores populares.

Enquanto este paradigma avança, as funestas consequências sociais e ecológicas dos agronegócios também se aprofundam. O chamado “crescimento econômico”, celebrado pelo governo e as corporações, representa a “expressão amável” de um modelo agro-mineiro-exportador baseado no sacrifício dos povos, a expropriação de seus territórios e a devastação da natureza.  Para confirmar isso, basta destacar que durante os últimos anos a expansão da fronteira agrícola devastou mais de 2,5 milhões de hectares de bosques nativos; a pulverização maciça com agrotóxicos, associadas a gravíssimos problemas sanitários na população (tais como cânceres e más formações), superando a barreira dos 300 milhões de litros anuais; e o esgotamento dos solos e seus nutrientes que continua se agravando como consequência da monocultura e o plantio direto com pacote tecnológico (glifosato). Tudo isso conduz ao deslocamento compulsivo das populações, consequência da ampliação da fronteira agrícola que continua desestruturando economias regionais, destruindo culturas ancestrais e desraigando formas de vida comunitária, obrigando milhões de pessoas a migrar para as cidades em busca de sustento para suas famílias, lugares que engrossam os cordões periurbanos de superpopulação e de miséria.

Actualizado (Jueves, 11 de Septiembre de 2014 13:39)

Leer más...

 

NO NOS PATENTEN LA VIDA

Campaña contra la privatización de las semillas en Argentina
Una nueva amenaza de las corporaciones agro-biotecnológicas se cierne ante la sociedad: la modificación de la legislación vigente en materia de semillas. Se trata de un anteproyecto para la reforma de la Ley de Semillas y Creaciones Fitogenéticas (Ley N° 20.247/1973) que está siendo impulsado por intereses concentrados del agronegocio. Su versión preliminar ya estaría en manos del Poder Ejecutivo para su última revisión, a la espera de ser enviado al Congreso Nacional para su tratamiento.
En un contexto mundial marcado por un fuerte embate del neoliberalismo -que incide sobre la producción y el comercio global de alimentos (transformados en commodities)-, la expansión del extractivismo agrario, el aflojamiento de controles ambientales y la desaparición de pequeños agricultores, componen una ofensiva corporativa estratégica que aquí denunciamos. Las modificaciones en la ley de semillas forman parte de este conjunto de políticas.
Diversas estrategias tendientes al patentamiento de las semillas han sido ensayadas a lo largo y a lo ancho de América Latina y el Caribe. Tales iniciativas, promovidas en los últimos años por los gobiernos de turno y corporaciones transnacionales como Monsanto, fracasaron en muchos casos gracias al accionar de las resistencias sociales.
A pesar de la crisis económica y del cambio climático, el modelo sojero -paradigma del extractivismo agrario- continúa profundizándose en nuestro país. La devaluación del peso argentino impulsada por el Gobierno nacional a principios de este año permitió que el complejo agroexportador volviera a obtener ganancias exorbitantes. Los productores sojeros celebraron que la superficie sembrada con soja transgénica superara, por primera vez en la historia, las 20 millones de hectáreas. En tanto, las corporaciones del agronegocio y sus socios especulan con una nueva devaluación para su beneficio; hecho que se explicaría en buena medida por la crisis financiera internacional, la actual brecha cambiaria y el proceso inflacionario que incide sobre los ingresos de los sectores populares.
Mientras este paradigma avanza, las funestas consecuencias sociales y ecológicas de los agronegocios también se profundizan. El llamado “crecimiento económico” celebrado por el gobierno y las corporaciones, representa la “expresión amable” de un modelo agro-minero-exportador basado en el sacrificio de los pueblos, el despojo de sus territorios y la devastación de la naturaleza. Para corroborarlo, basta con destacar que durante los últimos años la expansión de la frontera agrícola devastó más de 2,5 millones de hectáreas de bosques nativos; las fumigaciones masivas con agrotóxicos, asociadas con gravísimos problemas sanitarios en la población (tales como cánceres y malformaciones), superaron la barrera de los 300 millones de litros anuales; el agotamiento de los suelos y sus nutrientes continúa agudizándose como consecuencia del monocultivo y la siembra directa con su paquete tecnológico (glifosato). Todo ello conduce al desplazamiento compulsivo de las poblaciones, consecuencia de la ampliación de la frontera agrícola que continúa desestructurando economías regionales, destruyendo culturas ancestrales y desarraigando formas de vida comunitaria, obligando a millones de personas a migrar hacia las ciudades en busca de sustento para sus familias, lugares en los que pasan a engrosar los cordones periurbanos de hacinamiento y de miseria.
A pesar de semejante escenario, los cuestionamientos existentes y la evidencia de sus impactos negativos, el gobierno nacional apuesta al afianzamiento del modelo de los agronegocios, con la anuencia de gran parte de la oposición. Así, la institucionalización progresiva del Plan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial 2020 (PEAA 2020) diseñado por el Ministerio de Agricultura, cuyo objetivo fundamental consiste en alcanzar una producción de 160 millones de toneladas de granos (fundamentalmente soja) en un plazo de seis (6) años, supone un incremento brutal de la superficie cultivada, que pasaría de las actuales 34 millones de has. a las 42 millones de has. Las implicancias de una expansión de tales magnitudes redundarían en el agravamiento de las actuales consecuencias socio-ambientales derivadas de un sistema productivo que se inscribe dentro de los modelos extractivistas imperantes en América Latina.
Otros datos dan cuenta de la orientación asumida por el gobierno nacional en aras de profundizar el modelo de los agronegocios: Desde la aprobación de la soja RR en el año 1996 hasta la fecha, el Estado -a través de la Comisión Nacional de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA)- emitió autorizaciones comerciales para 30 eventos transgénicos (en soja, maíz y algodón) y tuvo como beneficiarios a corporaciones tales como Monsanto, Syngenta, Bayer, Dow AgroSciences, Pioneer, AgrEvo, Basf, Nidera, Novartis y Ciba-Geigy. Lo ilustrativo es que sobre el total de estos eventos transgénicos, 23 fueron aprobados entre 2003 y 2014 por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y fue Monsanto el principal beneficiario del otorgamiento de dichas autorizaciones. Además, las aprobaciones se realizaron mediante simples resoluciones ministeriales, sin controles ni debates públicos y sin tener en cuenta el principio precautorio. Asimismo, las evaluaciones sanitarias y ambientales de dichos eventos transgénicos se siguen efectuando en base a estudios proporcionados por las propias empresas.
En este contexto general, luego de aprobar las nuevas semillas transgénicas de soja y maíz desarrolladas por Monsanto, el gobierno nacional estaría buscando una reforma de la ley de semillas para favorecer a las corporaciones biotecnológicas en su objetivo de apoderarse por completo de la producción de los alimentos y del control de las cadenas alimentarias.

Leer más...

 

PROGRAMA HORIZONTE SUR DEL SÁBADO 26 DE JULIO

http://podcastcdn-12.ivoox.com/audio/2/7/8/2/hsprog267mmendoza-berekproducciones-ivoox3352872.mp3?secure=1vCt4bbdtqfwspqBPoZt3g==,1406592735

 

LAS ORGANIZACIONES CAMPESINAS EN LAS GARRAS DEL MODELO

 

El documento del GRR que ahora reproducimos es de finales del año 2011, cuando cansados de callar en relación a los simulacros y a las trampas de la pretendida dirigencia campesina en la Argentina, particularmente del MOCASE VC, decidimos hacer públicas nuestras opiniones al respecto. Por supuesto, el documento que ahora recordamos fue recibido con todo tipo de agresiones por parte de aquella dirigencia de técnicos y académicos pretendidamente a cargo de la Vía Campesina argentina. Han pasado tres años desde entonces y como si, en cambio de precaverlos de sus errores les anticipáramos el guión de un destino de traiciones y de maridajes con el poder sojero, no han hecho sino escandalizar a la política defendiendo la COEXISTENCIA de la economía campesina con los monocultivos de la agricultura química y biotecnológica. Han pasado tres años y no solo podemos entonces ratificar lo que escribimos en el 2011, sino que lamentamos que no haya servido para que recapacitaran, sino todo lo contrario, pareciera que lo que escribiéramos los haya alentado a cerrar filas con el poder del Ministerio de Agricultura y con las políticas de las FAO... Ahora es el momento de reconocer estos caminos de traición y recapacitar. El "Mocasinismo" fue mucho más que un enamoramiento, fue casi una obscesión de los movimientos sociales desde el 2001... Ahora ya no se los menciona... se han hecho impresentables y se los ha invisibilizado como a tantas otras situaciones que los argentinos no pueden explicarse... lamentablemente el silencio no soluciona la contumacia en los errores sino que asegura que se cometerán otros similares ineludiblemente. Es hora de un examen de conciencia y de reconocer las razones y los métodos de reflexión política de quienes durante años anticipamos este final de traiciones y de maridajes con el modelo de los Agronegocios  que hoy se expresan en las Mesas de diálogo que convoca la Iglesia, en las alianzas y en la funcionalidad con el Secretario de Estado Pérsico, con el llamado Movimiento Evita y con la CETEP de Grabois...

LAS ORGANIZACIONES CAMPESINAS EN LAS GARRAS DEL MODELO

Creemos que es necesario exponer nuestra posición respecto a los conceptos de Soberanía Alimentaria, Territorios, y el rol de las organizaciones indígenas y campesinas frente al Modelo Agroexportador y Extractivista.

 

La idea fuerza es que las resistencias territoriales  han ido cediendo terreno frente al avance sojero y minero. Es más, los grupos dirigenciales se han ido integrando a las muchas estructuras subvencionadas que les brinda el Estado y postulan, sin que les pese una oposición, los avances locales pero se victimizan cuando en sus bases suceden hechos de sangre. Simultáneamente no cuestionan las lógicas productivas, tal vez creyendo así proteger nichos de “agricultura familiar”  y bolsones de autonomía indígena y campesina que no hacen más que  evidenciar las ínfimas excepciones a la regla que son puestas como ejemplo de la preocupación gubernativa por las minorías perjudicadas.

Actualizado (Martes, 22 de Julio de 2014 15:16)

Leer más...

 

Ecoteología ecuménica Facebook

El video que la televisión pública no mostrará

Audios del GRR sobre el acaparamiento de tierras

En línea
Tenemos 16 invitados conectado(s)
Videos
Editorial 19 de abril